Dionisio

Dionisio, también conocido como Dioniso, es según la mitología griega clásica, uno de los hijos de Zeus y está vinculado al éxtasis y el placer. Se lo conoce como el dios del vino.

De los orígenes de Dionisio no se tiene mucha información, sin embargo, todos los textos se refieren a él como a un extranjero.

A lo largo de la mitología se le otorgan diversas característica a este personaje. Podemos encontrarlo como el dios que libera de las presiones sociales e invita a una vida más feliz, también se lo reclama como patrón de la agricultura y del teatro.

Dionisio fue uno de los hijos más importantes de Zeus

En la mitología romana Dionisio se conoce bajo el nombre de Baco, pero las características son bastante parecidas, por lo que se cree que se trata de la misma deidad, pero interpretada desde diferentes culturas.

Se lo considera hijo de Zeus (padre de todos los dioses y también de los hombres). Respecto a su madre existen dos teorías, una apunta que es hijo de Sémele (amante mortal de Zeus) otros se inclinan por considerar a Perséfone como su madre (hija de Zeus que fue codiciada por muchos dioses). Sea cual sea la verdad, estamos ante un hijo bastardo y no deseado, razón por la cual tuvo una infancia de niño abandonado.

Existen muchos mitos considerados dionisíacos, que se incluyen en el credo del orfismo (que reúne historias que permiten conocer la historia de la humanidad y las condiciones sociales y personales de los seres humanos).

Esta idea puede deberse a que, según algunos textos de la mitología griega, en cuanto nació Zeus lo llevó a Etiopía, porque era un hijo no deseado. Por eso hasta que Dioniso no descubre su identidad y regresa, la vida que haya llevado en ese lapso de tiempo no se conoce.

La hiedra, una serpiente, un toro y una jarra de vino son las diversas formas con las que se identifica la figura de Dioniso. Se lo relaciona con criaturas poderosas y temidas por los griegos, como los silenos, los centauros y los sátiros.

Dionisio en la obra de Eurípides

En la narración “Las bacantes”, Eurípides se explayó en torno a la pulsión destructiva de Dioniso. En ella, el hijo de Zeus regresa al lugar de su nacimiento, Tebas, donde gobierna Penteo, su primo.

El objetivo de Dioniso es vengarse de su primo y de toda la familia por haberlo abandonado y negado su divinidad. Traza para ello un plan que iremos descubriendo a lo largo de la lectura.

Esta es una de las tragedias más interesantes de Eurípides y su lectura puede permitirnos hacernos una idea completa de la vida y de este personaje fundamental para las mitologías clásicas.

Y es que Dionisio es para muchos uno de los dioses más relevantes por su cercanía con los placeres carnales más destacados: el vino y el amor.

Esta obra data del año 409 a. C. y se cree que fue representada por primera vez en el teatro griego en 405 a. C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *