Irena Sendler

Irena Sendler fue una enfermera y trabajadora social polaca que durante la II Guerra Mundial realizó una admirable tarea humanitaria, salvando a un gran número de niños del Holocausto sin importarle poner en peligro su propia vida. Fue conocida como “El Ángel del Gueto de Varsovia”.

Irena Sendler, cuyo auténtico nombre era Irena Krzyzanowska, nació el día 15 de febrero de 1910 en Varsovia.

Su padre era un prestigioso médico, llamado Stanisław Krzyżanowski. Murió cuando Irena contaba tan sólo con 7 años de edad a causa del tifus, que contrajo por contagio de algunos pacientes judíos a los que otros médicos no habían querido tratar. Debido a ello, la comunidad judía de Varsovia decidió costear los estudios de Irena.

Irena Sendler

Irena Sendler

Irena Sendler, una defensora de la comunidad judía

Irena estudió enfermería, aunque tuvo problemas en su época universitaria por oponerse a la discriminación que se llevaba a cabo contra los judíos en diversas universidades. Su activismo le costó tres años de suspensión en la Universidad de Varsovia.

En el año 1939, en plena invasión de Polonia por parte de los alemanes, Irena trabajaba como enfermera en Varsovia, cuidándose de los comedores comunitarios.

En el año 1942, como respuesta a la creación de un gueto en Varsovia por parte de los nazis, Irena entra a formar parte del Consejo para la Ayuda de Judíos, conocido como Zegota.

Irena Sendler salva a más de 2500 niños judíos

Irena no tarda en proponer a familias judías sacar a sus hijos del gueto, y muchas de ellas aceptan. Empieza entonces a llevar a cabo una labor humanitaria consistente en la evacuación de niños usando. Durante un año y medio consigue sacar a más de 2500 niños del gueto, y lo hace usando para ello todos los subterfugios a su alcance. Así, sacó a muchos niños en cestos de basura, en ataúdes, e incluso en ambulancias haciéndolos pasar por enfermos de tifus.

Irena explicaba con estas palabras el motivo que la empujaba a realizar su loable labor: “La razón por la cual rescaté a los niños tiene su origen en mi hogar, en mi infancia. Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad.” ​

La labor de Irena no se limitó a estos heroicos hechos, sino que, además, guiada por su deseo de que los niños pudieran recuperar algún día su familia, su propia historia personal y, en definitiva, sus raíces, creó un archivo para registrar en él los datos de cada niño. Para más seguridad, sólo Irena conoce la identidad de las familias acogedoras.

Irena Sendler es detenida por la Gestapo

Sin embargo, los nazis no tardan en enterarse de las actividades que Irena lleva a cabo, y, en octubre de 1943 es detenida por la Gestapo. Pese a ser torturada, no desvela en ningún momento ningún dato de los niños ni el nombre de ninguno de sus colaboradores, y es sentenciada a muerte.

Encontrándose detenida y en espera de ser ejecutada, un soldado alemán alegó que tenía que llevársela para ser interrogada, y al dejar la cárcel le facilitó la huida. Al día siguiente, en la lista de personas polacas ejecutadas salía el nombre de Irena. La explicación de estos hechos es que Zegota, es decir, el Consejo para la Ayuda de Judíos, había sobornado al soldado alemán.

En el año 1943 tiene lugar el Levantamiento de Varsovia. Ante el peligro que ello suponía, y ante la posibilidad de su propia muerte, Irena puso las listas con los datos de los niños en dos frascos, que fueron enterrados en el jardín de una vecina, con el fin de asegurarse de que irían a parar al lugar correcto.

Una vez finalizado el conflicto, Irena entregó las listas a Adolfo Berman, presidente del “Comité de Salvamento de los judíos supervivientes”. Sin embargo, cuando se intentó devolver a los niños a sus familias, una gran parte de las mismas habían sido llevadas a campos de concentración, en los que habían encontrado la muerte. Se encontraron familias adoptivas para algunos de ellos, mientras que el resto pasó por varios orfanatos. Estos últimos acabaron, poco a poco, siendo trasladados a Palestina.

Reconocimientos a Irena Sendler por su labor

Hay que tener en cuenta que los niños que salvó Irena la conocían por un nombre en clave, “Jolanta”. Fue en el momento en que salió en los periódicos que relataban su labor humanitaria cuando Irena empezó a recibir llamadas de hombres y mujeres a los que ella había salvado de niños.

Irene Sendler recibió, entre otros reconocimientos, la más importante condecoración de las concedidas en Polonia, al ser nombrada “Dama de la Orden del Águila Blanca”.

Entre el resto, destacan el árbol conmemorativo de Irena Sendler en la Avenida de los Justos entre las Naciones, en Jerusalén, así como su nombramiento de ciudadana honoraria de Israel.

En el año 2007 fue candidata al Premio Nobel de la Paz, aunque no lo consiguió, al ser entregado al estadounidense Al Gore.

Irena siempre llevó a cabo su labor movida sólo por el deseo de ayudar a quienes lo necesitaran, por lo que, ante los reconocimientos que recibía, su respuesta era, según palabras textuales: “Esos actos fueron la justificación de mi existencia en la tierra, y no un título para recibir la gloria“.

Muerte de Irena Sendler

Irena Sendler murió el día 12 de mayo del año 2008, a la edad de 98 años.