Mahatma Gandhi (Mohandas Karamchand Gandhi)

Mahatma Gandhi fue un gran líder pacifista del siglo XX, que logró la independencia india basado en sus convicciones sobre la no violencia, la justicia social, la abolición de las castas sociales, la transformación de la estructura económica y la conciliación religiosa entre otros designios, que tenían un fin más amplio que fue alcanzar el ideal de la renovación espiritual y ética del ser humano.

Mahatma Gandhi (nacido el 2 de octubre de 1869 y fallecido el 30 de enero de 1948), fue un político nacionalista, abogado, pensador y figura más relevante de la historia india de los siglos XIX y XX. Mahatma Gandhi es actualmente recordado no tanto por ser artífice del gran logro de la independencia de su país, sino principalmente por haber llegado a ella a través de medios contrarios a la violencia, dedicando su vida al activismo pacífico que se caracterizó por la perseverancia y la paz social.

Gandhi dominó el escenario político y social indio hasta mediados del siglo XX, dejando un valiosísimo legado gracias a su actividad humanitaria y filantrópica que encaminó a sus compatriotas hacia la libertad e independencia.

Era un hombre de gran austeridad e inflexible en su modestia absoluta, que se quejaba del nombre Mahatma (que significa “gran alma”) que contra su voluntad le había dado el famoso poeta Tagore.

Infancia de Mahatma Gandhi

Nació el 2 de octubre de 1869 en Porbandar, ciudad costera de la región de Gujarat, que está situada en el noroeste de la India. Dicha región estaba dividida en principados pequeños en los que los gobernantes tenían absoluto poder sobre las vidas de sus súbditos. Karamchand Gandhi, su padre, era primer ministro de Porbandar, perteneciente a la casta de los banias que se caracterizaba por estar formada por mercaderes de gran astucia y habilidad para el comercio.

Su madre, que se llamaba Putlibai, era una mujer muy austera y fervientemente religiosa que provenía de los pranamis, secta religiosa que mezclaba las enseñanzas del libro del Corán con el hinduismo. Pasaba la mayor parte del tiempo en el templo y practicando ayunos, además de dedicarse al cuidado de su familia. De ella recibió Gandhi la mayor influencia en su vida, de la que aprendió el respeto por todos los seres vivos, la tolerancia hacia las diferentes maneras de pensar incluyendo credos y religiones, como así también el vegetarianismo.

Formación espiritual de Mahatma Gandhi

Influído por su familia (quien adoraba a la diosa Visnú) y a la cual Mahatma Gandhi amaba incondicionalmente, influyeron también en su formación espiritual una serie de credos y culturas amalgamadas como el musulmán, el hindú y el jain. Especialmente los jainistas contribuyeron en gran manera en su filosofía puesto que practicaban la no violencia no solamente con los seres humanos sino también con los animales, las plantas, el fuego, el agua, los microbios y el viento.

Juventud de Mahatma Gandhi

Gandhi no fue un estudiante brillante sino que más bien mostró una genialidad tardía. Fue un joven retraído y un adolescente silencioso, que no llamaba la atención en las escuelas de Rajkot.

Como era la costumbre hindú de su tiempo, a los 13 años lo casaron con una niña de la misma edad, de nombre Kasturbai, con quien sin saberlo estaba prometido desde la edad de 6 años. La noche que murió su padre, Gandhi dejó el lecho del moribundo para correr a los brazos de su esposa amada, de quien se había enamorado apasionadamente.

La culpa por este hecho dejó una huella imborrable en Mahatma Gandhi, quien se declararía en el futuro en contra del matrimonio infantil y a favor de la continencia sexual.

Estudios de Mahatma Gandhi

A causa de sus escasas calificaciones, la familia toma la decisión de enviarlo a seguir sus estudios de abogacía en Londres, en el Inner Temple, que tenía menores exigencias académicas que las universidades indias. En septiembre de 1888, a la edad de 19 años, el joven se embarcó en Bombay en la misma edad en la que fue padre por vez primera.

Partió sin antes prometer a su madre solemnemente que jamás seguiría la costumbre inglesa de comer carne, costumbre que estaba prohibida por el visnuismo. Sin embargo, transgredió varias veces la norma por seguir los consejos de sus amigos quienes aseguraban que dicho alimento era la causa de la fortaleza de los ingleses.

Vivió 3 años en Londres, desde donde hizo un descubrimiento que determinó su vocación política: Mahatma Gandhi descubrió Oriente a través de la mirada de Occidente. Frecuentó a teósofos que lo iniciaron en la lectura y conocimiento de un clásico indio, el Bhagavad Gita. Dicho libro fue considerado posteriormente por Gandhi como “el libro por excelencia en el conocimiento de la verdad”.

En su formación intelectual fue decisiva la lectura de León Tolstoi, quien sería más tarde su guía para perfeccionar la práctica de la no violencia.

También en Londres tomó contacto con la Palabra y las enseñanzas de Cristo, hacia cuya ética cristiana se sintió tan atraído que puso en duda su fe en el hinduismo. En esa época intentó sintetizar el islamismo, el budismo, el cristianismo y su religión natal a través de un principio unificador: el concepto de renunciación.

Regresó a India con el título universitario de abogado, trayendo una marca personal que marcó su identidad. Se fue en una búsqueda de la sabiduría occidental pero retornaba atesorando el secreto de la sabiduría hindú.

Gandhi en Sudáfrica

Cuando volvió de Porbandar su familia estaba desintegrada. Los Gandhi ya no tenían influencia alguna en la corte principesca, y su madre había muerto. Su actuación inicial como abogado no encontró ninguna perspectiva ya que enmudeció en medio de un juicio al dirigirse al Tribunal y le fue imposible continuar.

Su fracaso en la primer actuación profesional fue humillante, razón por la que aceptó en 1893 una propuesta en Sudáfrica para atender una empresa comercial musulmana en la ciudad de Durban.

En Sudáfrica vivía una pequeña colonia hindú formada por trabajadores, a quienes los ingleses llamaban sami despectivamente. Eran despreciados y discriminados racialmente, careciendo de todo derecho. El joven abogado tomó conocimiento personalmente de ello durante sus viajes en ferrocarril, por lo que canceló su regreso a la India al enterarse que era inminente la puesta en práctica de una ley que impedía a los hindúes el derecho de sufragio.

Su partida, inicialmente aplazada treinta días para organizar a sus compatriotas para la resistencia, se convirtió en 22 años de lucha para liberar a la comunidad india donde dio forma a las armas pacíficas de lucha que luego utilizaría en su país.

¿Cómo lo hizo?

  • Asesoró legalmente a sus compatriotas abriendo un buffete para la defensa ante los tribunales.
  • Articuló un movimiento que se dedicó a la agitación por vías legales.
  • Fundó “The Indian Ophinión”, periódico que aglutinó a la comunidad india.
  • Creó un Congreso Indio en Natal, como instrumento legal de agitación.

Desde 1904 hubo un cambio relevante en su estilo de vida, causado por las críticas del capitalismo que se publicaron en Unto This Last, de Ruskin. Luego de leerlas Gandhi pasó a vivir en forma comunitaria fundando una comuna en las afueras de Johannesburgo llamada Tolstoi.

Allí esbozó el esquema de la teoría del activismo no violento, que por primera vez puso en marcha en oposición a la ley de registro que obligaba a sus compatriotas a registrarse con sus huellas dactilares para poder comerciar por las calles. Gandhi fue varias veces a la cárcel por impulsar a sus seguidores a comerciar libremente por la calle sin licencia y quemar las tarjetas de registro.

También protestó por la imposición de un impuesto injusto para los hindúes, ante lo cual los británicos retrocedieron y autorizaron a los asiáticos a residir como hombres libres en Natal. Luego de varias victorias, Gandhi se marcha de Sudáfrica con su esposa e hijos, luego de lo cual las autoridades endurecieron cada vez más su política racista. Sin embargo, Sudáfrica había sido para él un banco de pruebas para ensayar tácticas que luego triunfarían en su tierra natal.

El legado de Mahatma Gandhi

Gandhi fue una de las principales y grandes personalidades internacionales de su época. Su pensamiento y actividad cuestionaron el establishment ideológico y político del mundo del siglo XX, convirtiéndose en referente en relación con los distintos tipos de movilización contra la injusticia.

Mahatma Gandhi introdujo en la vida pública la ética a través del ejemplo y la palabra, en un momento histórico en el que la política era un sinónimo de corrupción.

Gandhi vivió en la pobreza sin ningún tipo de paliativos, rechazando cualquier clase de poder político y sin conceder ninguna prebenda a sus familiares, ni antes ni después de la liberación de su país.

Su idiosincrasia lo convirtió en un apóstol único de la no violencia entre los revolucionarios de todos los tiempos, y en el líder espiritual moderno más admirado.

En varias oportunidades Gandhi acudió a los ayunos como medios de presión contra el poder, como una forma dramática de lucha para detener la violencia y llamar la atención de las grandes masas.

La falta de humanidad de los sistemas de castas que condenaban a la indigencia absoluta y al ostracismo a los parias, llevó a Gandhi a tener como meta la abolición de la intocabilidad.

También desde la prisión en 1932 hizo un “ayuno hasta la muerte” en Yervada, oponiéndose a las elecciones separadas de parias e hindúes, lo que obligó a los líderes políticos a firmar un pacto en su lecho de prisión, con el consentimiento inglés.

Gandhi insistió en la educación popular, la prohibición del alcohol y la liberación espiritual del ser humano.

Independencia India

La Guerra Mundial volvió a llevar a Mahatma Gandhi al plano político. Se opuso en forma absoluta al conflicto bélico, por lo que fue arrestado en 1942 provocando la sublevación masiva de los nativos y revueltas violentas. Desde la prisión, ya anciano, frágil y debilitado, se enteró del fallecimiento de su esposa saliendo en libertad en 1944.

Finalizada la guerra y con los laboristas ingleses al poder, Gandhi tuvo un rol fundamental en la negociación que llevó a la liberación india. La pugna entre musulmanes e hindúes amenazaba con la división del subcontinente, momento en el que Gandhi recorrió pueblos descalzo para detener las masacres que ocurrían al dividirse en Calculta, Bengala, Delhi, Cachemira.

Sus esfuerzos acrecentaron el odio de los fanáticos extremistas de ambos pueblos atentando contra su vida los hindúes en Calcuta y en Noakhali los musulmanes.

Los últimos días de su vida los pasó en Delhi haciendo un ayuno para reconciliar a los dos pueblos comprometiendo gravemente su salud, y apareciendo en público a pesar de su delicado estado.

Al anochecer del 30 de enero de 1948 un joven hindú lo hiere de muerte con un arma de fuego mientras dirigía una plegaria comunitaria. Murió con la palabra “Dios” (rama) en sus labios.

Veinte años antes de su muerte escribió “Historias de mis experiencias con la verdad”, que quedó en la historia al igual que gran variedad de artículos y publicaciones en revistas y periódicos, sus alocuciones públicas de carácter paternal y familiar dirigidas a la comunidad, como así también sus discursos pronunciados oficialmente en Inglaterra y en la India.

Einstein dijo que “probablemente duden las generaciones venideras de que un hombre como este fuese realidad de carne y hueso en este mundo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *