María Montessori

A María Montessori se la recuerda por haber aportado importantes transformaciones en materia de Educación Infantil, al realizar un planteamiento de la teoría educativa totalmente innovador y eficiente: pensando la educación desde el alumno y no, desde el maestro. Sus aportes traspasaron las fronteras de su país, Italia.

Entre las ideas de Montessori que cambiarían para siempre la perspectiva educativa hay que destacar el hecho de pensar al niño como eje del sistema y no como se pensaba hasta ese momento, donde el protagonista era el educador.

María Montessori nació en Chiaravalle en 1870 y muy pronto comprendió que algo no funcionaba bien en el sistema educativo. En 1907 Montessori inauguró el primer hogar para niños, donde, además de recibir contención emocional, tenían la oportunidad de aprender con nuevos métodos educativos.

Sus primeros grandes aportes no sólo fueron teóricos para el pensamiento de la educación sino también la creación de materiales nuevos para el estudio, que potenciaban el autoaprendizaje y ayudaban al niño a descubrir solo sus propias facultades. Se le destaca a Montessori el haber puesto todo el sistema educativo al alcance del alumno.

Para Montessori lo que tenía que cambiar era la escuela y la forma en la que guiaba a los niños. No se les podía exigir a ellos que cambiaran porque la educación no funcionase. Si así era, indudablemente el problema era institucional y había que enfocarse en ello para resolverlo.

 

 

Las ideas de Montessori cambiaron la educación en Italia en un momento crucial de la historia europea, sin embargo no se quedaron ahí. Llegaron a oídas de educadores de todo el mundo que al comprobar los resultados que Montessori había conseguido decidieron seguir sus pasos.

Ideas principales del Método Montessori

 

El pensamiento de Montessori marcaría sin lugar a dudas un antes y un después en la educación infantil de todo el mundo porque estaba pensado para era que el alumno pudiera tomar del sistema lo que le fuera útil a cada paso, y esto daría excelentes resultados a largo plazo.

Todo el pensamiento de Montessori se encuentra incluido en un plan de estudio que recibe el nombre de Método Montessori.

El Método Montessori se caracteriza por ver en el niño sus capacidades y ayudarlo a desarrollarlas adecuadamente, sin crear una dependencia con el educador, como existía hasta el momento.

Los principios del Método Montessori son los que deberían acompañar todo desarrollo vital: la autonomía, la independencia, la iniciativa, la libertad, la voluntad y la autodisciplina. El resultado de una buena implementación de este método no es la creación de genios sino la felicidad; porque cada criatura podría desarrollarse según sus propias capacidades.

Montessori fue una adelantada a su tiempo. Y sus ideas revolucionarias no gustaban nada al ambiente fascista de aquella Europa de principios del S XIX. Así que la pensadora tuvo que abandonar Italia en 1933, radicándose en Holanda. Pronto, su programa comenzó a implementarse en muchísimos países del mundo.

María Montessori falleció en Nordwijk en 1952 en su casa de Holanda. Tenía 82 años y aparte de su inmenso aporte en materia educativa se había convertido en la primera mujer en recibir el título de Doctor en Medicina de su país.