Teresa Fidalgo

Teresa Fidalgo es un personaje mítico vinculado a hechos paranormales. De ella se han escrito varios libros y se han realizado películas. No se sabe a ciencia cierta, sin embargo, cuánto es real y cuánto de lo que se cuenta es producto de la sugestión e imaginación humana.

Para comenzar tendríamos que buscar en nuestra mente esas imágenes relacionadas con las historias que nos contaban de niños, de la chica de la curva, la mujer de la ruta o el nombre con el que hayamos conocido a esas figuras humanas que aparecían cerca de las carreteras y que sólo podían verse por las noches. Teresa Fidalgo es una de estas criaturas.

La imagen con la que se representa a Teresa Fidalgo es la de una mujer vestida de blanco que emite una cierta luz y se dice que aparece en la carretera donde se cree que falleció, anunciando a los viajeros que la zona es peligrosa o que vayan con atención.

Teresa Fidalgo es un personaje de la tradición rural portuguesa

Aunque este tipo de figuras a veces pueden servir para protegernos de algo, en general se asumen como un presagio de muerte. En el caso de Teresa, se dice que cuando vemos su figura es porque alguien cercano va a fallecer muy pronto.

La muerte de Teresa fue sumamente misteriosa y tuvo lugar en Sintra (Portugal). La joven fue víctima de un accidente de coche del que no pudo salir con vida.

Se cree que quien provocó su accidente fue un espíritu que deambulaba por la carretera, en las mismas condiciones que ahora lo hace Teresa.

Teresa Fidalgo, la dama de la carretera

Se cree que Teresa Fidalgo falleció en el año 1983 en un accidente de coche que tuvo lugar en un camino rural cerca de la ciudad de Sintra (Portugal).

No se tienen, sin embargo, datos de su existencia, de su pasado, de su vida, aunque sí hay registros de que aquel año tuvo lugar un terrible accidente en ese mismo sitio en el que murieron todos los involucrados.

Fue David, un adolescente de la zona, quien sacó a la luz la existencia de Teresa Fidalgo.

Tiago, Tania y David eran tres amigos que iban a una fiesta por la noche, pero se equivocaron de camino y terminaron deambulando por una carretera de tierra desconocida para los tres.

David llevaba una cámara que grababa en infrarojos. De pronto, tomó con ella la figura de una mujer de pie en la carretera que los miraba fíjamente. Iba vestida a la antigua con un vestido blanco y llevaba el cabello largo y suelto.

Detuvieron el coche y le preguntaron si necesitaba ayuda. La joven se presentó como Teresa y les pidió que la llevasen. Accedieron, ella subió al coche y comenzaron a charlar.

A los pocos kilómetros ella les indicó que detuvieran el coche, que se bajaba allí, “en el sitio donde he tenido el accidente en que morí”, dijo. Todos se quedaron mudos, el pánico comenzó a apoderarse de ellos. Teresa comenzó a gritar y Tiago, que conducía el vehículo perdió sobre él.

El resultado fue un accidente que se cobró la vida de él y de Tania. Cuando David despertó del coma, unos días más tarde, aseguraba que en el coche había otra persona, llamada Teresa, pero por mucho que la buscaron nunca encontraron su cuerpo.

¿Quería Teresa ayudarlos o su intención fue conducirlos al pánico y al accidente?

Esta es otra pregunta que jamás podremos responder. Tampoco se han podido establecer conclusiones contundentes sobre aquella historia.

Sin embargo, otras personas que han viajado por esa misma carretera, aseguran haber visto a una mujer de blanco que responde a la descripción que diera David en su denuncia.