Walt Disney

Walt Disney nació en Chicago en 1901 y falleció en Los Ángeles en 1966. Es uno de los dibujantes y productores de cine más importantes de Estados Unidos, y se hizo muy popular gracias a sus innovaciones en el terreno de los dibujos animados.

Entre las cosas más destacadas de su biografía podríamos señalar que consiguió popularizar algunas de las narraciones orales más interesantes de la historia en películas animadas como “Bambi”, “La Cenicienta” y “Blancanieves” entre muchas otras.

La infancia de Walt Disney

Los primeros años de su vida los transcurrió en un granja de Missouri, donde aprendió a relacionarse con los animales y a disfrutar de la naturaleza. Cuando tenía 9 años, sin embargo, su padre falleció y la familia tuvo que mudarse a la ciudad. Walt abandonó sus estudios para ayudar en la economía familiar y comenzó a soñar con ganarse la vida como dibujante.

Su primer trabajo como artista lo tuvo en el Pesemen-Rubin Art Studio, aunque su rol era de publicista se hizo muy amigo de otro dibujante, Ubbe Iwerks, con quien fundó unos años más tarde la compañía Iwerks-Disney Commercial Artists, que aunque fue un fracaso, sentó las bases para lo que años más tarde sería Disney.

Walt Disney llevó al cine historias de la tradición popular

El aporte de Walt Disney

El primer trabajo como cineasta fue “Blancanieves y los siete enanitos” que vio la luz en 1937 y fue un éxito. A éste le seguirían muchos otros, que poco a poco serían los responsables de la fama de Disney a nivel mundial. Gracias a ellos fue galardonado con 15 Óscars y muchos otros premios del mundo cinematográfico.

La popularidad de Walt Disney, sin embargo, no se mantuvo siempre en alza y a lo largo de la vida tuvo que enfrentar numerosos problemas económicas que lo llevaron a pedir créditos y a vivir algo agobiado por este aspecto. Lo que se proponía resultaba innovador para su tiempo y mucha gente lo rechazó, volviendo difícil la visibilidad de su trabajo. No obstante, con esfuerzo consiguió inmortalizarse como uno de los padres de los dibujos animados, título que comparte con Charles-Émile Reynaud.

Aunque existen muchas controversias en torno a sus historias, las películas de Disney son una referencia intachable y un símbolo de la infancia de la mayoría de nosotros.

Cabe señalar que existen en torno a este personaje muchas leyendas. La más popular dice que estaba tan aterrorizado con el envejecimiento y tenía tantas ansias de conocer el futuro que se planteó seriamente criogenizarse (congelar su cuerpo para despertar en el futuro) cuando le detectaron cáncer de pulmón. No se tienen datos fehacientes de esta teoría.

La historia oficial acerca de la vida de Walt Disney dice que falleció a los 65 años por insuficiencia cardíaca. Al igual que la de sus personajes, la memoria de Disney se mantiene intacta y continúa despertando curiosidad y alimentando la magia que nos conecta con la infancia.

La herencia de Disney es jugosa. Al día de hoy contamos con la compañía Pixar que ha realizado una innovación similar a la de Walt, al combinar interesantes historias con la animación 3D, lo que les ha permitido crear obras que se mantendrán tan populares en la historia como las creadas por Disney.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *