Zeus

Si nos basamos en la mitología griega, Zeus es el padre de todos los dioses y también de los seres humanos. De él se dice que gobernaba la tierra que era entonces el Monte Olimpo y cuidaba de sus hijos con mimo. Dioses y humanos le consideraban el dios del cielo y de la tierra y se dirigían a él en busca de socorro.

Se considera como padres de Zeus a Crono (que reinaba antes de que el universo fuera creada y que recibe el título de “Dios del Tiempo”) y Rea (una humana que por sus numerosas virtudes alcanzó una importancia relativa a la de cualquier otra deidad del Olimpo, siendo adorada por muchos mortales y respetada por el grupo de deidades que reconoce la mitología). De todas formas, su relación con sus progenitores no fue del todo positiva.

Su esposa fue Hera, con quien tuvo una larga descendencia que incluye a nombres como Ares, Hefesto y Hebe, entre otros. Muchos de sus hijos fueron de tipo extramatrimonial, dada la fama apasionada y el apetito sexual agudo que se estima que le caracterizaba. De esas relaciones furtivas nació Afrodita, Helena de Troya, Perseo y Dioniso, entre muchos otros nombres relevantes de la mitología griega.

Zeus es uno de los dioses principales de la Mitología Griega

Cómo Zeus se convirtió en padre de los dioses

Según se cuenta, su padre quiso asesinarlo porque trajo consigo la promesa de convertirse en dios entre los dioses. Por eso, su madre, Rea, lo escondió en una cueva de Creta donde fue criado por su abuela Gea. Otras versiones dice que quien lo crió en realidad fue una ninfa de nombre Adamantea.

Cuando Zeus alcanzó la mayoría de edad regresó junto a sus padres y obligó a Cronos a regurgitar a cada uno de sus hijos que había devorado. Así, Zeus consiguió restablecer el orden y el equilibrio entre los dioses del Olimpo, poniendo a cada uno en su lugar. Como muestra de agradecimiento se lo consagró como dios entre los dioses y los hombres, lugar que conserva desde entonces.

Los símbolos relacionados con el poder de Zeus son el águila, el roble, el rayo y el toro: todos vinculados a su fuerza física y mental, y a su virilidad. Suele ser representado sentado en un trono en una pose majestuosa que denota fortaleza y poderío.

Platón describió a Zeus como la causa de toda la vida y de todas las cosas.

Como él, a lo largo de la historia Zeus ha sido mencionado de formas muy diversas, todas ellas dejando en evidencia, sin embargo, su poderío y su importancia entre las deidades del Olimpo.

Pero el nombre de Zeus abarca más allá de la mitología griega, en la mitología cristiana también aparece. Tal es así que su nombre es mencionado en dos momentos específicos del Libro del Nuevo Testamento donde se lo señala como “el dios solar”, por tratarse de uno de los dioses con mayor cantidad de seguidores devotos y de quien se tienen ciertas pruebas de actividad sobrenatural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *