Fefita La Grande

El nombre de Fefita La Grande es fundamental en la música popular dominicana. Siendo ella una de las acordeonistas más importantes del país.

Entre las cosas que se le reconocen a Fefita La Grande cabe resaltar el haber ofrecido una variación al merengue típico, otorgándole un matiz que bebe de las fuentes de la música de la zona rural.

Fefita La Grande nació el 18 de septiembre de 1944​ en San José en la República Dominicana en el seno de una familia apasionada de la música pero que no se dedicaba a ella. Al ver la gran ilusión de la niña por el acordeón, sus padres la incentivaron a tomar clase.

Y cuando tenía sólo siete años en el pueblo la mencionaba como “la acordeonista” y dos años más tarde la llamaban para amenizar fiestas de todo tipo con su instrumento.

Conocida entre sus seguidores como “La Mayimba”, Fefita La Grande supo renovar el merengue sin abandonar las señas de identidad que lo conforman.

Aunque comenzó tocando el merengue tradicional, su pasión y sus deseos de experimentar con ritmos nuevos la llevaron a crear variaciones para aquel estilo musical tan dominicano. Otra de las reformas en el género fue el uso de nuevos instrumentos en él. Si hasta el momento los grupos de merengue se formaban con instrumentistas de acordeón, güiro y tamboril, a partir de su incorporación al estilo comenzaron a utilizarse congas. saxofones e incluso instrumentos electrónicos, como el bajo.

Esto la llevó a convertirse en una de las músicas más importantes del país. Esto la llevó a cruzar las fronteras del país y viajar por varios países latinoamericanos junto al maestro Rafael Solano.

Cabe señalar que a Fefita La Grande se le reconoce también el haber llevado el merengue fuera del continente. De hecho, fue la primera en llegar a Europa a mostrar este estilo tan caribeño y tan auténtico.

Si bien ha interpretado canciones de muchos músicos, Fefita La Grande también ha compuesto una larga lista de temas que ella misma ha sabido interpretar. Asimismo, ha dado popularidad a algunos temas compuestos por su padre.

Entre sus temas más populares se encuentra una versión de «La chiflera» que es todo un emblema del género.

Una de las características principales de su estilo es que no se parece en nada al de otros acordeonistas. Fefita supo respetar el estilo tradicional pero implementó ciertos adornos y ensambles que le dieron un toque absolutamente variopinto y exquisito.

De hecho, desde siempre Fefita defendió el estilo clásico del merengue, y criticó a ciertos músicos más modernos que lo tocan de una forma acelerada y que, según ella, tocan de una forma muy extraña.

En los últimos años el nombre de Fefita ha resonado debido a la gran controversia que se desató cuando grabó “Ven menéate” junto al artista urbano de “Los niños malos”, el Mayor Clásico. Fue criticada no sólo por incorporar nuevos sonidos a su música sino por haber participado de un vídeo demasiado explícito sexualmente. La cantante hizo numerosas declaraciones demostrando la tristeza que le causa que su propio público la juzgue de forma tan injusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *