Ulises

Mencionar el nombre de Ulises (u Odiseo) es introducirse en las profundidades de la mitología griega. Se lo considera uno de los héroes más importantes del canon, presente en muchísimas historias.

Ulises es el personaje principal de “La Ilíada” de Homero y del segundo libro de este mismo autor, “La Odisea”, que le debe a Ulises la nominación. Asimismo aparece en miles de poemas y coplas del período antiguo y ha sido venerado por numerosos autores desde esa época en adelante.

Según la mitología Ulises fue rey de Ítaca, una de las islas Jónicas ubicadas junto a Grecia.

Sus padres, Laertes y Anticlea le educaron en la responsabilidad política y desde pequeño adquirió un sentido de la identidad social que le llevó a destacarse en diversos campos de acción.

El viaje de Ulises sirvió para explicar la distancia del viajero

Según Homero, Ulises nació en el Monte Nérito, camino de Ítaca, cuando su madre fue sorprendida por una violenta lluvia y no tuvo más remedio que dar a luz en medio de la naturaleza. Esto dio lugar a la creación de la expresión “Zeus llovió sobre el camino”.

A su infancia no le ha dado mucha importancia la tradición, la información que se tiene es que fue discípulo de Quirón, el centauro, y que cierta vez volviendo de una cacería sufrió una herida en la rodilla que le dejaría cojo para siempre.

Ulises se casó con Penélope, con quien tuvo a Telémaco y Ctímene. La historia cuenta que mientras el héroe estaba combatiendo, Penélope y sus hijos le aguardaban con ansias, y nunca perdieron la esperanza en torno a su regreso.

El viaje del héroe

Algunas de las características con las que se describe a Ulises son: su astucia, su calidad humana y su gran facilidad para entender los problemas y desarrollar una solución posible de llevar a cabo. De hecho, generalmente, su nombre va acompañado de epítetos tales como “el astuto”, “de muchos senderos” y otros similares.

Cuando después de innumerables complicaciones Ulises consiguió regresar a casa no le reconocieron, hasta que percibieron esa cojera. Después de veinte años de ausentarse de Ítaca muchas cosas habían cambiado en él, menos esa. De esta historia se desprende la teoría del viaje del héroe que consiste en una explicación detallada de lo mucho que la emigración nos cambia por dentro y por fuera, y cómo es imposible regresar al punto de partida.

Como buen marinero Ulises sobrevivió a la guerra y también a la fuerza bravía de la mar, sin embargo tardó diez años en regresar a su tierra.

Los detalles de la guerra troyana podemos encontrarlos en “La Ilíada” de Homero y seguir el día a día del viaje de regreso en su otro libro que se titula “La Odisea”.

Si bien hay quienes creen que la Guerra de Troya es uno más de los muchos mitos que rodean la tradición griega, el arqueólogo Heinrich Schliemmann descubrió en 1870 en las ruinas de Hissarlik (Turquía) elementos que podrían servir para confirmar que esta batalla existió y que lo que Homero narra tiene un gran basamento real.